Hola muchachada.

Hoy vengo con el libro de historia "metío abajo 'er sobaco" y con una historia relacionada con la ciudad de Dresde (Alemania).

La balaustrada de la Brühlsche Terrasse de Dresde, una especie de terraza-mirador cerca de Frauenkirche (Iglesia de Nuestra Señora) y con unas maravillosas vistas del río Elba y del casco antiguo de la ciudad, alberga la obra de arte conceptual que ha captado mi atención. El día 13 de Febrero del año 1945 la ciudad alemana de Dresde sufrió uno de los peores ataques aéreos de la Segunda Guerra Mundial, destruyendo la práctica totalidad de su casco antiguo. La población, asustada, se guareció allá donde pudo para resistir tal ataque.

Basándose en la conductividad del sonido a través de los huesos, el artista Markus Kison ha recreado la sensación de hallarse en aquel bombardeo a través de su obra Touched Echo. El sonido de las explosiones y de los aviones sobrevolando la ciudad es generado por unos resonadores situados en la parte baja de la baranda que generan unas vibraciones tales que transmitiéndose por los huesos del brazo y la mano al entrar en resonancia, llegan al oido interno directamente recreando dichos sonidos.




La postura para escucharlo es la que se muestra en la foto de arriba a la derecha y recuerda la posición que la población tuvo que adoptar para que el ruido de las detonaciones de los misiles lanzados por los bombarderos B-25 no les reventara los tímpanos. Además, no es posible escuchar el sonido a no ser que sea adoptando esta posición.

Esta obra, inaugurada el día 3 de Octubre de 2007, atrae cada día a miles de turistas y creo que es una manera curiosa de que persista vivo un recuerdo de aquella fatal guerra que ojalá nunca vuelva a repetirse.

By c-rike.

PD: Estoy seguro que nuestra corresponsal en esa ciudad (airam555) nos aportará un testimonio o crónica fidedigna de lo que se siente al apoyarse en la barandilla. Ahhh ... y quiero alguna fotito desde allí también para poderla colgar!!! jejeje