Para el disfrute del personal ... ahí va una dosis de talento del tamaño de un campo de fútbol. Con solo dos baquetas y un cubo de plástico de pintura vacío este muchacho mira lo que hace en un pasillo del metro para ganarse la vida.

A este si que le pagaba yo por verle ... no a Alejandrito Sanz y a la industria triunfita. Luego dicen que el negocio de la música está mal ... mal no ... muy mal ... la SGAE se lleva las pelas y este fenómeno tocando en los pasillos del metro.

By c-rike

 


Comments




Leave a Reply